Capítulo Aragua

martes, 12 de julio de 2011

Cómo cuidar a un enfermo de Alzheimer

Cómo cuidar a un enfermo de Alzheimer

 El psiquiatra Francisco González sugiere algunas actividades sencillas para frenar la progresión de este mal, como animar al paciente a hacer crucigramas, leer, practicar juegos de mesa o realizar tareas domésticas

05/09/2004 ANA ROMERO

Si hay algo que conforma nuestra personalidad es la memoria, los recuerdos, las experiencias vividas. Por eso la enfermedad de alzheimer --cuyo Día Mundial, el próximo 21 de septiembre, empezó a celebrarse ayer en Córdoba con una obra de teatro-- es tan temida, ya que en sus fases avanzadas borra los recuerdos, llegando a hacer olvidar a quienes sufren este mal no sólo lo que ha ocurrido en su vida, sino también tareas que creemos tan sencillas como caminar, hablar o vestirse.
El alzheimer, según explica el psiquiatra Francisco González Carmona, fundador del grupo de Médicos Expertos en el Tratamiento de Alzheimer (META), es uno más de los muchos tipos de demencia que existen, y afecta a unas 500.000 personas en toda España y a más de 6.000 en Córdoba. El doctor González señala que todas las demencias presentan tres características principales: apraxia (se olvidan cosas prácticas como vestirse o andar), afasia (los enfermos no entienden las palabras) y agnosia (falta de memoria, ausencia de recuerdos).
La causa de las demencias sí que varía y, así, el psiquiatra destaca que pueden estar provocadas por un problema vascular (un elevado colesterol y la hipertensión pueden causarla), un traumatismo craneoencefálico (accidentes de tráfico, sobre todo de motos), falta de vitamina B12 o una enfermedad degenerativa como el alzheimer. Algunas de estas demencias son reversibles, pero la mayoría, como el alzheimer, no lo son. Aunque sólo se puede comprobar sin dudas que un paciente padece alzheimer en un análisis realizado tras su muerte, los cuidados que necesitan todos los enfermos de demencias son similares, salvo en la medicación.
El primer consejo que da el experto es que se acuda rápidamente a un especialista ante los primeros síntomas: "Cuando una persona, sobre todo si es mayor de 60 años, tiene problemas de memoria, se desorienta, cambia de carácter bruscamente, todo ello debe alertar a la familia para que acuda pronto al médico, puesto que un diagnóstico precoz es muy importante para frenar el avance de la enfermedad". Y es que, aunque en la actualidad el alzheimer no tiene cura (la investigación con células madre abre una puerta a la esperanza), los fármacos de última generación han conseguido ralentizar el proceso degenerativo y que los pacientes mantengan una buena calidad de vida durante más tiempo.
Además del tratamiento, que será dictado por el especialista, las familias pueden ayudar al enfermo a mantener sus capacidades con sencillos trucos, puesto que una gran actividad intelectual y psíquica son la mejor vacuna contra el alzheimer y también ayuda a frenar sus efectos. Francisco González señala que tareas tan sencillas como "jugar a las cartas, al dominó, leer, hacer crucigramas, ver la televisión y después hacer un resumen de lo observado o como comprar el pan sirven para mantener la mente en funcionamiento y ralentizar los efectos del alzheimer".
Este tipo de actividades y otras muchas son las que potencia la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer San Rafael, de Córdoba, que, según González Carmona, "actúa mágicamente para activar las cabezas de los enfermos y consigue que su deterioro tarde más en llegar". Por eso, el psiquiatra recomienda a las familias de estos pacientes que acudan a asociaciones de este tipo.

Pocas plazas
Cuando la enfermedad ha llegado a sus fases más avanzadas, el enfermo se vuelve totalmente dependiente y en muchos casos las familias no pueden hacerse cargo de su cuidado. Entonces entran en juego las residencias, pero hay muy pocas especializadas en esta enfermedad (Sanires abrirá pronto una en Córdoba) y escasas plazas para estos enfermos en los albergues para mayores. González Carmona destaca que "debería haber residencias públicas para enfermos de alzheimer o bien privadas a bajos precios".
También existen unidades de día que se ocupan de atender a estos pacientes durante la jornada y les facilitan distintas actividades para frenar su deterioro psíquico, aunque todavía son escasas para la demanda que va creciendo. Porque la medicina ha conseguido prolongar la vida de las personas, pero todavía está pendiente garantizar a los mayores una mejor calidad de vida. Y aunque no se conocen las causas exactas del alzheimer, lo cierto es que una intensa actividad psíquica previene esta enfermedad, así que el mejor consejo que podemos seguir todos es usar la cabeza.

2 comentarios:

atencion de dependientes dijo...

Muy buen aporte. Cuidar de personas enfermas no es una tarea sencilla. Considero que el cuidado de los enfermos o personas mayores a través de personas capacitadas aumenta considerablemente la calidad de vida de los distintos pacientes.

Elsa Paiva dijo...

Gracias por tu comentario!!!!

Sitio Oficial

Ladrón de los Recuerdos

Publicidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...