Capítulo Aragua

martes, 29 de enero de 2019

La música ha salvado la vida de estos enfermos de Alzheimer | Audiciones...

viernes, 25 de enero de 2019

¿Cómo es vivir con alzheimer?

Víctor Bustos, el científico chileno que podría crear un tratamiento para el Alzheimer

Víctor Bustos, el científico chileno que podría crear un tratamiento para el Alzheimer

Si bien aún se encuentran en los primeros pasos para lograr un fármaco que contribuya con los pacientes de esta enfermedad, el reciente hallazgo permite "controlar" la creación de placas en el cerebro.
24 de Mayo de 2017 | 10:42 | Emol 

Víctor Bustos, El Mercurio
SANTIAGO.- Un científico chileno está en el centro de la atención médica esta semana luego de la publicación de dos investigaciones que podrían significar un posible tratamiento para el Alzheimer, una enfermedad que por ahora no tiene cura ni método para disminuir sus síntomas.
El experto de 38 años, oriundo de San Carlos, en la Región del Biobío, comenzó su formación profesional en 1996 cuando comenzó su licenciatura en Bioquímica en la Universidad Católica de Chile, para continuar con sus estudios de posgrado en la Universidad de Chile, en la que obtuvo su doctorado en biología molecular en 2005.
Ahora, sus más recientes investigaciones han marcado un punto de inicio para la creación de un fármaco que podría ayudar a los pacientes de Alzheimer incluso antes de que comiencen a mostrar los primeros síntomas.
"Pensamos que nos habíamos equivocado, así que tuvimos que repetir varias veces el experimento para comprobar que no era un error", asegura a El Mercurio el bioquímico que ahora se desempeña como investigador senior del Centro Fisher para la Investigación del Alzheimer de la Universidad Rockefeller en Nueva York.
El hallazgo de Bustos remarca el efecto de la proteína presenilina 1 (PS1) en la fabricación de beta-amiloide, que no sólo puede aumentarlo, sino también destruyendo estas placas responsables del avance de la patología en los pacientes, a través de una modificación química.
"Por primera vez observamos que en la proteína PS1 hay un equilibrio entre síntesis y destrucción del beta-amiloide, lo que abre un nuevo blanco terapéutico para combatir la enfermedad de Alzhéimer", señala el científico.
"Estamos hablando de la posibilidad de crear una pastilla que las personas puedan tomar para prevenir la enfermedad", asegura Bustos.
Este científico nacional, que trabaja en el Centro Fisher desde 2006, se educó en la Escuela Básica n° 1 y el Liceo Politécnico n° 4 de San Carlos, en el sur del país y asegura que "tuve vocación de científico desde que tengo memoria. No recuerdo un momento en que no haya querido ser científico".

Fuente: Emol.com - https://www.emol.com/noticias/Tecnologia/2017/05/24/859761/Victor-Bustos-el-cientifico-chileno-que-podria-crear-un-tratamiento-para-el-Alzheimer.html

sábado, 19 de enero de 2019

Lo que los hijos de personas con Alzheimer saben bien

Lo que los hijos de personas con Alzheimer saben bien


Que tu padre tenga Alzheimer te rompe el alma. Tienes miedo y es duro experimentar esa inversión de roles inesperada. Todavía se me llenan los ojos de lágrimas cuando recuerdo el Cola Cao que me preparaba cuando estudiaba por las noches y me daba un beso en la frente diciendo: “No te acuestes tarde hija, esa cabecita necesita descansar”. Es algo que nadie merece experimentar. Pero los hijos de personas con Alzheimer sabemos algo que los demás desconocen. Sabemos que, a pesar del dolor, la lucha, las lágrimas y las noches sin dormir, tener un padre con Alzheimer resulta maravilloso.
Los hijos conocemos la pérdida. La pérdida de un modelo de vida, de un consejero, de un confesor, de un amigo, de un maestro, de un regazo suave y acogedor, y de la experiencia que pensabas que ibas a tener como el resto. Conocemos el miedo y la impotencia de intentar desesperadamente ayudar a tu padre para quitarle el sufrimiento, deseando poder hacer cualquier cosa por conseguir llegar a casa con él cuando todo acabe. Sabemos lo que es pensar en tu futuro y el de tu padre y ser consciente de que quizá será mucho más duro de lo que nunca imaginabas.

Pero también sabemos otras cosas.

Sabemos lo que es mirar a tu padre acurrucado con la piel fina como el papel y los ojos cerrados, conectado a máquinas y a vías intravenosas, y aun así sentir un amor inconmensurable y sincero al pensar que tu padre es el ser más especial del mundo.
 
Sabemos lo que es encontrar la felicidad en las pequeñas cosas, como cuando tu padre gana un poco de peso, o cuando le ponen un nuevo sistema de respiración, o cuando por fin te mira a los ojos y sonríe.
Sabemos lo que es sentarse y coger la mano de tu padre durante horas, aprender cada día un poco más sobre nutrición y cocina por mucho que lo odies, porque pese a todo es lo más importante que puedes hacer por la enfermedad de tu padre.
Sabemos lo que es querer tanto a alguien hasta el punto de dar cualquier cosa por verle sano y feliz.
Sabemos lo que es darse cuenta, por fin, de que en realidad no importa si tu padre tiene dificultades de memoria o problemas de comunicación o si le cuesta caminar… porque siempre que mi padre viva, lo demás da igual.
Sabemos que por muy frustrado que estés cuando tu padre llore o grite o tire las cosas o diga cosas que duelen, sigue habiendo una parte de ti que recuerda cuando tú mismo no eras lo suficientemente fuerte para llorar, o cuando no sabías si podrías gritar o tirar cosas o a ir de un lado a otro.

Sabemos que cada paso, sea como y cuando sea, es una celebración.

Pueden pasar muchas cosas si tu padre tiene Alzheimer, y a unos hijos les costará más que a otros. Algunos lucharán más y tendrán que recorrer un camino más tortuoso. Pero lo que siempre sabrán -lo que ni médicos ni enfermeros ni familiares ni amigos ni el resto de hijos podrán entender de verdad- es que cuando miren a su padre (a su admirado, querido e increíble padre) verán a un guerrero, a un padre que ha luchado sin descanso por superar mucho más de lo que nadie puede imaginar, y que ser su hijo es lo mejor que te podría haber pasado nunca.
Puede que tener un padre con Alzheimer sea una de las cosas más duras que me han ocurrido en la vida. Pero puede que también sea una de las mejores.
Fuente:https://www.qmayor.com/opinion/lo-que-los-hijos-de-personas-con-alzheimer-saben-bien/

martes, 15 de enero de 2019

“Los cuidadores nos convertimos en padres de nuestros padres, y ellos se convierten en nuestros hijos”



Pablo Barredo: “Los cuidadores nos convertimos en padres de nuestros padres, y ellos se convierten en nuestros hijos”


Pablo A. Barredo (Barcelona, 1974) es el fundador y presidente de la fundación ‘Diario de Un Cuidador’. La primera ONG del mundo dedicada exclusivamente a la figura de los cuidadores y ex cuidadores de personas dependientes, especialmente de Alzheimer y otras demencias. Pablo comenzó a escribir con 33 años, cuando su madre cayó enferma de Alzheimer y él se hizo cargo de su cuidado. Ahora, Pablo Barredo es el escritor de un libro con el mismo nombre que su fundación y se dedica a orientar a cuidadores y ex-cuidadores de todo el mundo.
-Pregunta: ¿Qué le hizo llevar a cabo este proyecto?
-Respuesta: Comencé con un blog llamado ‘Diario de Un Cuidador’ mientras cuidaba de mi madre con Alzheimer. Me dedicaba al mundo de la comunicación y el marketing, así que me di cuenta de que había un vacío muy grande de información en el sector. El blog comenzó a tener mucho éxito y quise concienciar y ayudar a todos esos cuidadores. Después escribí el libro ‘Diario de Un Cuidador’; y más tarde, inauguré la fundación. Ahora, Diario de Un Cuidador tiene diez colaboradores y más de 600.000 asociados.
-P: ¿Cómo es el día a día de un cuidador?
-R: La jornada puede comenzar perfectamente a las 7:00h de la mañana. Empieza organizando todo el día con esa persona. Calculas desde el tiempo que tardarás en conseguir que se levante, hasta el tiempo que invertirás en vestirla y darle el desayuno. El cuidador tiene que hacerlo todo: las tareas del hogar, el aseo del enfermo, la medicación, la compra, el seguimiento de cuentas bancarias; todo. El día a día de un cuidador familiar se basa en dedicar las 24h de tu tiempo a esa persona.
“El síndrome del cuidador aparece siempre; antes o después, con menor o mayor intensidad, pero llega”.
-P: ¿Se puede huir del síndrome del cuidador?
-R: Cuanto mayor es la dependencia hacia el cuidador, mayor es el grado del ‘síndrome’ que se experimenta. El síndrome del cuidador aparece tarde o temprano con menor o mayor intensidad, pero llega siempre. Esto pasa sobre todo con enfermedades como la demencia. Por ejemplo, con el Alzheimer porque vas viviendo todo el proceso; desde que se da un diagnóstico, hasta que la luz de la persona se apaga. Y si estás tú solo, o no tienes los suficientes apoyos, el desgaste es tan grande que acabas “quemadísimo”.
“Aunque se reciba ayuda por parte de otras personas, acaba siendo una persona sola la encargada del enfermo; y la que lleva toda la sobrecarga del trabajo”.
-P: ¿Recibió algún tipo de ayuda?
-R: Tuve algo de ayuda por parte de mis hermanos. Mi hermana cumplió la figura de cuidador secundario. Es la persona encargada de hacer que el cuidador principal no decaiga. Le proporciona oxígeno y evita que acabe quemándose tanto el cuidador principal. Aunque, la mayor parte del trabajo la seguía haciendo yo porque al final del día mi hermana se iba a su casa con su familia; y el que se quedaba allí era yo.
-P: ¿Es el síndrome del cuidador mucho más grave para un cuidador familiar que para uno profesional?
-R: Cuando cuidas a un familiar estás viviendo toda la historia con él. El proceso de duelo comienza con el diagnóstico de la enfermedad, y se cierra con el fallecimiento de la persona dependiente. Por lo tanto, ya empiezas con una sobrecarga emocional. El amor y el cariño que tienes hacia esa persona es lo que te empuja a seguir cuidando de ella y a vivir situaciones que nunca te habías imaginado. Yo siempre digo que nos convertimos en padres de nuestros padres, y ellos se convierten en nuestros hijos.
-P: El perfil del cuidador es el de una mujer de mediana edad que generalmente suele ser familiar del enfermo.
-R: Normalmente, quién lleva esta labor es la mujer. Hay una idea generalizada de que el concepto de mujer y el concepto de cuidar van unidos. El perfil de un cuidador es el de una mujer de unos 50 o 60 años. Por ejemplo, una hija o una nuera. Los hombres deberíamos subir el nivel, buscando la igualdad también en eso. Cuidar es una cuestión que depende únicamente de la empatía y del amor de una persona. Por eso es algo que pueden hacer tanto hombres como mujeres.
Fuente: http://roismedical.com/pablo-barredo-nos-convertimos-en-padres-de-nuestros-padres-y-ellos-se-convierten-en-nuestros-hijos

jueves, 10 de enero de 2019

Relacionan el descenso del sueño profundo con el alzheimer

Relacionan el descenso del sueño profundo con el alzheimer

Un estudio sostiene que puede ser un síntoma de esta enfermedad




  • Los problemas de sueño pueden ser una pista del alzheimer / Reuters
     
  • Dormir mal es un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer. Las personas con la patología tienden a despertarse cansadas y sus noches se vuelven menos refrescantes a medida que empeoran la pérdida de memoria y otros síntomas. Pero no se entiende bien cómo y por qué las noches inquietas están vinculadas a la enfermedad de Alzheimer, informa Europa Press.
     
     
    Ahora, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, en Estados Unidos, pueden haber descubierto parte de la explicación. Detectaron que las personas mayores que tienen menos sueño de ondas lentas (el sueño profundo que se necesita para consolidar los recuerdos y despertarse sintiéndote renovado) poseen niveles más altos de proteína cerebral tau. Tener tau elevado es un signo de la enfermedad de Alzheimer y se ha relacionado con daño cerebral y deterioro cognitivo.
    Los hallazgos, publicados este miércoles en ‘Science Translational Medicine’, sugieren que el sueño de mala calidad en la vida posterior podría ser una señal de alerta para el deterioro de la salud cerebral. «Lo interesante es que vimos esta relación inversa entre la disminución del sueño de ondas lentas y más proteína tau en personas cognitivamente normales o con deterioro muy leve, lo que significa que la reducción de la actividad de ondas lentas puede ser un marcador para la transición entre lo normal y lo deficiente», dice el primer autor Brendan Lucey, profesor asistente de Neurología y director del Centro de Medicina del Sueño de la Universidad de Washington.
    Y agrega: «Medir cómo duermen las personas puede ser una forma no invasiva de detectar la enfermedad de Alzheimer antes o simplemente cuando las personas comienzan a desarrollar problemas con la memoria y el pensamiento». Los cambios cerebrales que conducen a la enfermedad de Alzheimer, comienzan lenta y silenciosamente.
    Hasta dos décadas antes de que aparezcan los síntomas característicos de pérdida de memoria y confusión, la proteína beta amiloide comienza a acumularse en placas en el cerebro. Más tarde aparecen enredos de tau, seguidos de atrofia de áreas clave del cerebro. Sólo entonces las personas comienzan a mostrar signos inequívocos de deterioro cognitivo.
    El desafío es encontrar personas en vías de desarrollar Alzheimer antes de que estos cambios cerebrales socaven su capacidad de pensar con claridad. Para eso, el sueño puede ser un marcador útil. Para comprender mejor el vínculo entre el sueño y la enfermedad de Alzheimer, Lucey, junto con David Holtzman y Andrew B. y Gretchen P. Jones, profesor y jefe del Departamento de Neurología, estudiaron a 119 personas de 60 años de edad o más que fueron reclutados a través del Centro de Investigación de Enfermedades de Alzheimer Charles F. y Joanne Knight. La mayoría, el 80 por ciento, era cognitivamente normal y el resto tenía una discapacidad muy leve.
    Los investigadores monitorizaron el sueño de los participantes en casa durante el transcurso de una semana normal. Los participantes recibieron un monitor de EEG portátil que se ajustaba en la frente para medir sus ondas cerebrales mientras dormían, así como un sensor similar a un reloj de pulsera que rastrea el movimiento del cuerpo. También llevaron registros de sueño, donde anotaron tanto las sesiones de sueño nocturnas como las siestas diurnas. Cada participante produjo al menos datos de dos noches; aunque algunos tenían hasta seis.
    Los investigadores también midieron los niveles de beta amiloide y tau en el cerebro y en el líquido cefalorraquídeo que baña el cerebro y la médula espinal. Un total de 38 personas se sometieron a exploraciones PET para las dos proteínas, y 104 personas se sometieron a punciones en la columna vertebral para proporcionar líquido cefalorraquídeo para el análisis. Un total de 27 tuvieron ambos.
     
     
    Después de controlar factores como el sexo, la edad y los movimientos mientras dormían, los investigadores encontraron que la disminución del sueño de ondas lentas coincidía con niveles más altos de tau en el cerebro y una mayor proporción de tau frente a amiloide en el líquido cefalorraquídeo. «La clave es que no fue la cantidad total de sueño lo que se vinculó con tau, fue el sueño de onda lenta, que refleja la calidad del sueño --afirma Lucey--. Las personas con un aumento de la patología tau en realidad dormían más por la noche y echaban más siestas en el día, pero no tenían sueño de buena calidad». Según los autores, si las investigaciones futuras confirman sus hallazgos, la monitorización del sueño podría ser una forma fácil y asequible de detectar antes la enfermedad de Alzheimer. La siesta diurna sola se asoció significativamente con altos niveles de tau, lo que significa que hacer una pregunta simple, como ¿cuánto duerme durante el día?, podría ayudar a los médicos a identificar a las personas que podrían beneficiarse de pruebas adicionales «No espero que la monitorización del sueño reemplace los escáneres cerebrales o el análisis del líquido cefalorraquídeo para identificar los primeros signos de la enfermedad de Alzheimer, pero podría complementarlos --apunta Lucey--. Es algo que podría seguirse fácilmente con el tiempo, y si los hábitos de sueño de alguien comienzan a cambiar, eso podría ser una señal para que los médicos observen más de cerca lo que podría estar pasando en sus cerebros».
    https://www.larazon.es/atusalud/relacionan-el-descenso-del-sueno-profundo-con-el-alzheimer-AE21342103

Nuevos cambios en el cerebro durante primeras etapas del Alzheimer

Nuevos cambios en el cerebro durante primeras etapas del Alzheimer

Investigadores de la Universidad del Este de Finlandia han descubierto, en un estudio publicado en la revista 'Neurobiology of Disease', nuevos cambios que ocurren en el cerebro durante en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer.
Esta patología neurodegenerativa se caracteriza por la acumulación de péptido beta-amiloide y proteína tau hiperfosforilada en el tejido cerebral. Para encontrar nuevos biomarcadores predictivos y objetivos de tratamiento es crucial identificar cambios tempranos en el cerebro inducidos por la acumulación.
De hecho, se han realizado numerosas investigaciones sobre los cambios que se producen en la expresión de ARN de los genes del cerebro de las personas con enfermedad de Alzheimer, pero hasta el momento muy pocos estudios se han centrado en el proteoma completo que cubre todo el conjunto de proteínas expresadas en las células.
"Sabemos que los cambios en la expresión no siempre se traducen al nivel de proteína, y también sabemos que la fosforilación regula la función de las proteínas producidas. Por lo tanto, es esencial observar múltiples niveles de regulación al mismo tiempo para comprender los cambios funcionales que tienen lugar en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer", han explicado los científicos.
Precisamente, durante su trabajo utilizaron los datos disponibles en un biobanco finlandés de muestras de tejido cerebral, clasificadas según la acumulación de proteína tau fosforilada, que representa las diferentes etapas de la enfermedad de Alzheimer.
Al llevar a cabo un análisis de genoma de las muestras para detectar cambios en la fosforilación de proteínas, ARN y proteínas, y al realizar análisis neurobioinformáticos, los investigadores lograron observar asociaciones de cambios funcionales en ciertos tipos de células cerebrales con la acumulación de proteína tau fosforilada relacionada con la enfermedad de Alzheimer.
La investigación futura se centrará en explorar si los cambios cerebrales recién descubiertos en las diferentes etapas de la enfermedad también son visibles en el líquido cefalorraquídeo y en las muestras de sangre, y si también podrían usarse como nuevos biomarcadores predictivos de la enfermedad de Alzheimer.

La hormona mensajera de la actividad física protege frente al alzheimer

Noticia Publicada en Enero de 2019

La hormona mensajera de la actividad física protege frente al alzheimer

Experimentos en ratones demuestran que previene el deterioro de la memoria
La irisina, una hormona producida por los músculos al hacerejercicio físico, protege del deterioro cognitivo causado por el alzheimer, según concluye una investigación realizada en ratones y liderada desde la Universidad Federal de Río de Janeiro (Brasil), a Universidad de Queen en Kingston (Canadá) y la Universidad Columbia en Nueva York (EE.UU.). El avance abre la vía a una posible terapia para mejorar la memoria en pacientes de alzheimer, incluidos los que tienen una edad avanzada y no pueden beneficiarse de los efectos protectores de la actividad física.
La irisina es una hormona que produce el tejido muscular a partir de un gen llamado FNDC5 en respuesta al ejercicio. En 2012 se descubrió que actúa como mensajera entre los músculos y la grasa y que ayuda a quemar calorías durante y después del ejercicio. Su papel ayuda explicar por qué la actividad física protege frente a la obesidad, la diabetes y otras alteraciones del metabolismo.
Hasta ahora se sabía también que el ejercicio físico contribuye a prevenir el deterioro de las capacidades cognitivas en el alzheimer, pero por el momento no se había encontrado un mecanismo que lo explicase.
Los investigadores liderados desde la Universidad Federal de Río de Janeiro y la Universidad de Columbia han detectado que el cerebro de personas y ratones también produce irisina. Según publican hoy en la revista Nature Medicine , con la edad aumenta la cantidad de irisina que produce el cerebro, en concreto la zona conocida como hipocampo, que está implicada en el aprendizaje y la memoria. Sin embargo, en pacientes humanos y ratones con alzheimer, la irisina generada en esta región disminuye drásticamente.
En experimentos en ratones con alzheimer, los autores han demostrado que la práctica de ejercicio físico –en este caso, nadar– aumenta los niveles de irisina en el hipocampo, protege frente a los daños que causa la enfermedad en las neuronas y estimula los mecanismos de formación de recuerdos. Sin embargo, si se bloquea la capacidad de producir irisina en esta región del cerebro, la actividad física pierde su efecto protector sobre la memoria, lo que demuestra que la hormona es necesaria para que se produzca este beneficio. Por otra parte, en los animales con alzheimer, estimular la producción de irisina fuera del cerebro simula el efecto protector del ejercicio físico.
Aunque todavía no está claro cuál es la asociación exacta entre la irisina que segregan los músculos y la que se produce en el cerebro, el trabajo establece por primera vez un mecanismo que relaciona directamente la actividad física con la prevención del alzheimer.
“Nuestro estudio demuestra que la irisina media el impacto beneficioso del ejercicio en la memoria y ofrece una nueva explicación de cómo el ejercicio regular puede reducir el riesgo de alzheimer”, declara por correo electrónico Fernanda de Felice, codirectora de la investigación desde la Universidad de Queen y la Universidad Federal de Río de Janeiro. “Es importante hallar medicación efectiva para los pacientes que ya no pueden hacer ejercicio y nuestro trabajo muestra que la irisina es prometedora”.
Antes de que puedan materializarse en un avance clínico, los resultados deberán confirmarse en nuevos ensayos en animales y personas. Queda también por aclarar cómo se relacionan la irisina de origen cerebral y la producida por los músculos, señala de Felice.

Las mascotas robóticas: fieles compañeras de las personas con Alzheimer

Las mascotas robóticas: fieles compañeras de las personas con Alzheimer

Esta innovadora terapia se está aplicando en varios Centros Comunitarios de Alzhéimer en EEUU

Una mujer juega con el robot en uno de los centros. REUTERS
No son animales de verdad, pero eso es lo que menos importa a los pacientes de Alzhéimer de algunos Centros Comunitarios de Estados Unidos. Allí se ensaya una terapia de acompañamiento con estos animales robóticos, que se mueven y que emiten sonidos cuando les acarician. Según estudios sobre el Alzheimer, interactuar con estos perros no solo les ayuda a ejercitar y mantener la concentración sino también reduce sus niveles de estrés, ansiedad o depresión.
https://elpais.com/


SONRÍE,CUIDADOR/A TE VAMOS A DAR MÁS DE 10 ARGUMENTOS

SONRÍE,CUIDADOR/A TE VAMOS A DAR MÁS DE 10 ARGUMENTOS

Aunque pueda parecer extraño, la sonrisa es la mejor medicina, el remedio más eficaz para prevenir el estrés, la ansiedad, la depresión, las enfermedades del sistema inmunológico……es, en definitiva, la receta de salud más fácil y barata del mundo.
El lenguaje de la risa es tan universal y beneficioso como el de la música, por eso se hace tan necesaria e imprescindible, sobre todo en aquellas personas que cada día deben soportar pesadas cargas y sobre esfuerzos emocionales, como por ejemplo, los cuidadores de personas enfermas y dependientes.
Por eso se hace tan necesario leer el artículo que os reseñamos a continuación, porque si lo leéis, si sonreís al leerlo, ya habremos logrado el objetivo principal, sacarte una sonrisa que te ayude a sobrellevar el día de otra manera.
 Adelante, SONREID, no os arrepentiréis de hacerlo.

10 Razones por las que un cuidador de Alzheimer debe sonreír

1. Sonreír nos hace atractivos:

Nos sentimos atraídos hacia las personas que sonríen; siempre querremos conocer a una persona sonriente y ver qué tiene de bueno. Sin embargo, el ceño fruncido nos aleja de la gente.

2. Nuestro estado de ánimo cambia si forzamos la sonrisa:

Cuando se sienta deprimido, trate de sonreir. Existe una gran probabilidad de que el estado de ánimo cambie para mejor. Sonreír puede engañar al cerebro y ayuda a cambiar su estado de ánimo.

3. La sonrisa es contagiosa

Cuando alguien está sonriendo, ilumina la habitación, cambia los estados de ánimo de los demás y hace que las personas sean más felices. Una persona que sonríe trae la felicidad con ella. Sonría mucho y así atraerá a la gente a usted.

4. Sonreír alivia el estrés

El estrés puede aparecer en nuestras caras, en nuestros gestos, aunque no queramos. Sonreír ayuda a impedir que su aspecto parezca cansado o desgastado (sabemos que los enfermos de Alzheimer captan el lenguaje no verbal con mayor facilidad). Cuando usted esté estresado, debe tomarse un tiempo para intentar sonreir; no le digo que sea fácil, pero verá cómo el estrés tiende a reducirse y usted estará en mejores condiciones para actuar.

5. Sonreír refuerza su sistema inmunológico

Sonreír ayuda al sistema inmunológico a funcionar mejor. Cuando sonríe mejora la función inmune, posiblemente porque está más relajado. Prevenga la gripe y los resfriados con una sonrisa!

6. Sonreír reduce la presión arterial

Cuando sonríe, hay una reducción medible de la presión arterial. Compruébelo si tiene un aparato de presión arterial (esfigmomanómetros) en casa: siéntese un momento y realice una primera lectura de su tensión; después, sonría un minuto y vuélvala a tomar sin dejar de sonreír  ¿Nota la diferencia?

7. Sonreír libera endorfinas y serotonina

En conjunto, estos neurotransmisores hacen que nos sintamos bien. Sonreír es una droga natural.

8. Sonreír le hará parecer una persona exitosa

La gente sonriente parece más confiada, por lo que tiene más probabilidades de ser ascendido en el trabajo, por ejemplo, o de que la gente la quiera conocer. Ponga una sonrisa en reuniones y citas y compruebe cómo el resto de personas reaccionarán hacia usted de manera diferente.

9. Sonreír ayuda a mantenerse positivo

Haga esta prueba: Sonría. Ahora trate de pensar en algo negativo sin perder la sonrisa. Es difícil. Cuando sonreímos nuestro cuerpo está enviando al resto de nosotros el mensaje de que “La vida está bien!!”
Otro ejercicio que podemos hacer es dar saltitos de un lado para otro moviendo los brazos adelante y atrás a modo de bailecito, como cuando éramos niños; es imposible estar enfadado o estresado manteniendo esa actitud; es más, le retrotraerá momento alegres del pasado que puede que le reconforten. Esta idea la mantiene una colega, Gaztelu Lus Zufia; y créanme que funciona (ahora, que atmbién le pueden tachar de “loco”

10. Su familiar enfermo de Alzheimer se lo merece

Nos han dado todo en vida cuando eran conscientes; que estén más o menos agresivos verbal y físicamente dependerá en gran parte de nuestro estado de ánimo; así que en esta etapa de enfermedad se merecen estar en paz consigo mismos y nosotros procuraremos que así sea.
Manténgase alejado de la depresión, el estrés y la preocupación con una sonrisa.
https://www.alzheimeruniversal.eu/2013/06/26/sonrie-cuidador-a-te-vamos-a-dar-mas-de-10-argumentos/

Sitio Oficial

Ladrón de los Recuerdos

Publicidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...