Capítulo Aragua

lunes, 20 de junio de 2011

DEMENCIA SENIL. ENFERMEDAD DE ALZHEIMER …!!!!!!!!

DEMENCIA SENIL. ENFERMEDAD DE ALZHEIMER …!!!!!!!!


Hasta hace pocos años se creía que la senilidad (pérdida progresiva de facultades mentales, confusión, pérdida de la capacidad de atender las propias necesidades y comportamiento irracional era la consecuencia natural e inevitable de la edad. Sin embargo, desde 1.977, los médicos, a través de trabajos realizados, han visto que el 10% de las personas mayores de 65 años sufren lesiones cerebrales orgánicas, que se relacionan con la senilidad. De estas lesiones el 75% se diagnostican como la enfermedad Alzheimer y el 25% restante se corresponde con alteraciones cerebrales producidas por infartos múltiples.
La enfermedad de Alzheimer es un tipo de lesión cerebral orgánica frecuente a partir de los 65 años y no debe considerarse como un deterioro intelectual propio de la llamada 3a edad. Esta enfermedad o demencia tipo Alzheimer, origina cambios en la conducta y en la personalidad, con una progresiva pérdida de la memoria, de la capacidad verbal, etc. La causa más común de la demencia es la enfermedad de Alzheimer, demencia presenil y demencia senil. Algunos neurólogos consideran la enfermedad de Alzheimer como una entidad independiente y otros afirman que forma parte del cuadro general de la demencia senil idiopática o de causa no conocida. Ambos procesos son patológicamente análogos, pero la enfermedad de Alzheimer comienza antes y tiene un curso clínico más rápido y grave.
Su manifestación clínica es una pérdida lenta y progresiva de la capacidad de pensamiento abstracto, de la posibilidad de asimilar nuevos conocimientos y de la habilidad de expresarse con claridad. Con el paso del tiempo, se añaden otros signos de deterioro, como la incapacidad de vestirse sin ayuda, que hacen más difíciles las tareas cotidianas que realizaba el enfermo.
El deterioro intelectual suele reflejarse en las alteraciones de la comunicación social y en la pérdida de los hábitos de la higiene personal.
12.1.- CARACTERISTICAS 1ª FASE E. ALZHEIMER
DURACION
1 a 3 años aproximadamente.
CARACTERISTICAS
Olvidos ocasionales, cierta confusión, pérdida de la autoestima, angustia.
CONSEJO A LOS CUIDADORES
Información, comprensión, planificación.
PRECAUCIONES
Revisiones médicas, organización de la vida del enfermo de Alzheimer, tramites legales.
NECESIDADES AUXILIARES
En los comienzos ninguna, pronto una empleada de hogar.
SINTOMAS PREVIOS AL DIAGNOSTICO
La persona olvida algunas cosas, donde dejó el paraguas, la fecha del cumpleaños de su hijo, etc. El enfermo es consciente de sus “olvidos” y se angustia por ello, aunque trate de disimular tanto su pérdida de memoria como su tristeza por la situación.
Comienza a perder vocabulario y le cuesta construir rápidamente frases, por lo que prefiere evitar las conversaciones extensas
Siente dificultad para realizar actividades que antes desarrollaba mecánicamente como cocinar, conducir, hacer cálculos, y se deprime al darse cuenta en su trabajo, en casa, de que cada vez es más torpe.
Además momentáneamente pierde la referencia espacio- temporal: la calle, la ciudad o el pueblo donde vive le asustan, teme perderse.
Se alteran aspectos de su personalidad: se irritan, cambian rápidamente de humor y se vuelven desconfiados esconden cosas, acusan de que les roban, etc.
12.1.1.- CONSEJOS 1ª FASE E.A.
Obtener un diagnóstico preciso. Llevar al enfermo al neurólogo.
Requerir la medicación conveniente, en dosis correctamente ajustadas.
Información.
Planificación
Comprensión con el enfermo.
Solidaridad familiar
Ponga al enfermo una pulsera o señal de identificación, en donde se especifique su enfermedad y datos personales. De esta forma evitará posibles extravíos durante horas.
Potencie el ejercicio físico, los paseos al aire libre y una alimentación rica en fibras y proteínas.
Tenga a mano los teléfonos de emergencia que pudiera necesitar: Hospital, médico de cabecera, cerrajero de 24 horas… pueden hacerle falta en un momento de confusión ante una reacción inesperada del enfermo.
Vigile la posible existencia de otros padecimientos agregados: callosidades en los pies, hemorroides, tensión arterial elevada, etc. y mejorará su estado general.
Mantenga una cierta reeducación del enfermo a fin de que recuerde los nombres que conozca, escriba, lea, etc., pero no le angustie. Ayúdele a recordar con el tono y la dulzura con que una madre narra un cuento a su hijo, ayúdele a identificar a una persona, una cosa, una habitación de la casa, pero no lo abrume.
Facilite el reconocimiento de su situación espacio-temporal. Dígale qué día es, qué mes, etc. La colocación de relojes y calendarios en lugares visibles es muy útil. Por la noche, deje encendida la luz del baño para que se guíe, con la tapa del WC levantada.
Conviene que la familia se muestre tranquila y afable con el enfermo, tratándole con delicadeza, a fin de no aumentar su angustia.
12.1.2.- PRECAUCIONES EN LA 1º FASE
Los cuidadores o familiares DEBEN EVITAR, entre otras cosas, los aspectos que se citan a continuación:
- En lo social: Las situaciones extrañas, concurridas, viajes, traslados, que no se asocian con su vida cotidiana, fiestas, largas reuniones.
- En la vivienda: Vigile todo lo que pueda resultar peligroso para el enfermo: llaves de gas, cerillas, medicamentos, cigarrillos encendidos.
- En la convivencia: Evite situaciones tristes, noticias luctuosas o preocupantes que solo aumentarán la angustia del enfermo.
- No haga preguntas complicadas, ni explicaciones extensas.
- Invente mentiras piadosas o trucos que le disuadan de actividades peligrosas, como conducir.
- No invada la poca independencia que le queda: déjele una pequeña cantidad de dinero, aprecie su actividad. No le haga sentirse más inútil de lo que ya empieza a ser.
- Impida el exceso de actividades en un mismo día o corto periodo de tiempo.
- En los sentimientos, aficiones y gustos del enfermo, procure no quitarle aquello con lo que disfruta. NO LE LLEVE LA CONTRARIA. No merece la pena; al poco rato él no recordará nada y Vd. se habrá disgustado inútilmente.
12.1.3 – NECESIDADES ASISTENCIALES
En esta 1ª fase, el enfermo todavía puede valerse por sí solo. Apenas se requieren otras ayudas que la de una asistenta, por horas, para realizar trabajos en el hogar, ciertas compras o permanecer con el enfermo, mientras los cuidadores toman un tiempo libre.
Si la economía familiar no permite contratar a nadie, los cuidadores principales debe pedir a otros familiares la ayuda que necesitan, ya que son muchos años los que les quedan por delante dedicados a la atención del enfermo y esta tarea produce gran tensión y carga emocional.
Es absolutamente necesario descansar y alejarse, aunque sea por unas horas, del problema….MRF

Blog Oficial

Ladrón de los Recuerdos

Publicidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...