Capítulo Aragua

viernes, 22 de enero de 2010

CUIDAR A LOS ENFERMOS DE ALZHEIMER (Consejos sobre cómo tratar a los enfermos de Alzheimer)

Buenas tardes amigos.

Llevo unos días preparando esta opinión. Es un momento en el que todos nos vamos de vacaciones y los enfermos estorban.

Desde aquí quiero hacer un homenaje de reconocimiento a todos los familiares de personas que padecen el "mal del s.xx" como se le llama a esta enfermedad: El Alzheimer.

Es muy difícil convivir con una persona que padece esta enfermedad, requiere de mucha paciencia y mucho amor.

En primer lugar os voy a hablar un poco de la enfermedad, aunque seguro que todos habréis oído hablr de ella en algún momento.

Esta enfermedad es una demencia degenerativa, irreversible y progresiva. Es irreversible porque la situación clínica no permite volver a su estado de normalidad, sino que el proceso irá aumentando a medida que pase el tiempo. Y es progresiva porque no se presenta con toda la sintomatología, sino que lo hace de forma insidiosa, es decir, con unos síntomas tan leves que frecuentemente se dan por banales. A quién de nosotros no se nos ha olvidado alguna cosa en un momento dado?. Todo esto dificulta el detectar la enfermedad en su inicio y, por tanto, tratarla de forma precoz.

Es una enfermedad que no tiene tratamiento, aunque en las fases iniciales se usan fármacos específicos que tienen características paliativas y sustitutivas que pueden frenar el progreso de la enfermedad por un tiempo limitado.
No se puede frenar la enfermedad pero sí se puede ayuda a que la persona tenga su autonomía durante más tiempo.

Fijaos cómo será la enfermedad que el diagnóstico de certeza sólo es posible mediante un estudio del cerebro en una autopsia. Esto creo que os hará entender un poco lo difícil que es reconocer la enfermedad.


¿CÓMO SE MANIFIESTA?

Normalmente se dan 3 síntomas: trastornos de memoria, otros trastornos cognitivos y del comportamiento.
Se caracteriza por un inicio muy poco perceptible; con alteraciones amnésicas, con incapacidad para recordar hechos recientes y retener información. Se mantiene al principio la memoria remota( la más lejana, como nuestra niñez).

La evolución de la enfermedad va acompañada de desorientación en el tiempo, luego aparece desorientación en el espacio en el que se mueve normalmente el enfermo. A continuación se producen alteraciones del lenguaje hablado y escrito, de las habilidades motoras, de la integración de las percepciones y del cálculo mental.


ETAPAS EVOLUTIVAS DE LA ENFERMEDAD

Los primeros síntomas son: pérdida de memoria, se olvidan hechos recientes aunque es capaz de recordar con detalle su vida pasada; alteraciones del estado de ánimo y de la conducta, suelen estar más irritables y susceptibles sobre todo con la persona más cercana a ellos, tienen síntomas depresivos como tristeza, aislamiento, etc.; problemas del lenguaje, se expresan con frases simples y dificultades en la orientación, pueden confundir el día de la semana, el mes, etc.


FASE INICIAL

En esta fase, la familia se siente insegura e insatisfecha, sobre todo el cuidador, que es quien pasa más tiempo con el enfermo, ya que éste niega la enfermedad.
Todo esto lleva a situaciones un poco conflictivas.
Es muy importante que haya una buena comunicación con el enfermo, usando frases cortas y sencillas que pueda entender, hablarle lentamente sin enfadarnos y sin ponernos nerviosos.
También es muy importante la organización de la casa. Hay que ayudarle a que tenga autonomía el mayor tiempo posible, por tanto, habrá que quitar todos los objetos que no sean de primera necesidad del baño, ponerle la ropa que vaya a llevar por orden, es decir, ropa interior, calcetines, vestido, etc, esto le facilitará la tarea y sólo tendrá que ir poniéndose cosas según el orden que le hemos dejado. En definitiva, se trata de hacerles la vida más fácil.
En cuanto a la organización del día a día, es muy importante hacer que siga con sus costumbres y fomentarlas; si les gusta leer animarles a que lo hagan, etc. Es importante que les dejemos autonomía, aunque les supervisemos. Por ejemplo, si se quiere lavar los dientes pues que lo haga, pero en el lavabo sólo tendremos el cepillo y el dentrífico. Hay que pensar que es como un niño grande, por lo tanto hay que seguir ciertas normas de seguridad.
Respecto a las gestiones, habrá que tomar las riendas en el caso de hacer pagos o retirar dinero del banco. Ellos solos no podrán hacerlo, así que habrá que supervisarlo acompañándolos al banco, por ejemplo.

FASE MODERADA

La enfermedad avanza y las limitaciones van aumentando.
La comunicación va a empezar a estar basada en gestos, caricias, expresiones del rostro, actitud,etc. Es muy importante que tengamos siempre una sonrisa al hablarle. Hay que recordrles cosas bonitas y agradables.

La organización de la casa hay que irla cambiando, es decir, hay que usar sistemas de seguridad para el gas, el calentador, objetos punzantes bien alejados, . . .
Hay que recordar que su mente es como la de un niño, no tiene conciencia del peligro.
Es importante quitar los espejos porque al mirarse puede creer ver a otra persona y esto desencadenaría una crisis.

Ya habrá que ir cambiando la organización diaria, el enfermo requiere más tiempo.
Tendrá que usar ropa cómoda, sin botones ni cremalleras, para intentar mantener su autonomía el mayor tiempo posible.

Las gestiones tendremos que hacerlas nosotros, ellos ya no sabrán qué tienen que hacer.

FASE GRAVE Y TERMINAL

En esta fase la comunicación con el enfermo se agrava. Lo principal es demostrarles cariño cogiéndoles la mano, dándoles besos, etc. Es muy importante que vea una sonrisa en los labios de su familia o cuidadores. No hay que gritarles ni usar gestos rudos o de enfado con ellos. No entienden el por qué nos enfadamos, ni lo que hacen mal. Pueden sentirse culpables si nos ven serios, etc.

La organización del domicilio tiene que adaptarse totalmente a sus necesidades. En esta fase seguro que habrá que usar silla de ruedas, camas articuladas con barandillas, etc. El aseo hay que simplificarlo, ya que no entenderá por qué lo lavamos. Me han llegado a decir que los aseo porque me aburro, así que fijaros.

En la organización diaria lo más importante ahora es cubrir las necesidades básicas del enfermo. Hacer movilizaciones para evitar úlceras, la higiene debe hacerse a una hora en la que se encuentren tranquilos, la piel debe estar muy hidratada, . . .

Es una etapa en la que suelen tener estreñimiento debido a la poca movilidad, así que la dieta debe ser rica en fibra. Hay que estar atento a cualquier gesto de dolor para averiguar qué pasa.

En cuanto a las gestiones, es el momento en el que la familia no sabe si mantener al enfermo en casa o inrternarlo en una residencia. Esto depende de varios factores: capacidad física y psíquica del cuidador principal, del estado físico del enfermo y de las enfermedades paralelas que se presenten, de la presencia de un equipo médico que atienda en el domicilio y de las condiciones socioeconómicas del grupo familiar.


Hay que tener muy claro que tener a un enfermo de alzheimer en casa es un trabajo extra. Requieren de mucho tiempo y de muchos cambios en la organización diaria.
Las personas que deciden convertirse en cuidadores pierden prácticamente su vida, se dedican en cuerpo y alma a esa persona que les necesita. Para ellos sus necesidades son cubrir las necesidades básicas del familiar enfermo. Una tarea digna de mención y de honor.
Para otros es mucho más fácil llevar al familiar a una residencia
y que allí lo cuiden. Claro que habrá gente que no tenga más remedio que hacerlo, o bien, buscar un cuidador especializado para que le ayude en casa.
Personalmente creo que es importante que estén en casa porque es un entorno que les resulta familiar, están con gente que les quiere y se sienten parte de una familia. Cuando se llevan a una residencia se sienten como algo que estorba en casa.

Yo soy cuidadora, pero a ratos, ayudo a los cuidadores principales, es decir, a los familiares. Y si pudiérais ver la cara de ellos cuando el enfermo sonríe o les reconoce o les hecha de menos. Se sienten como si les explotase el alma de alegría. También tienen momentos malos, de bajón, que creen que no van a poder seguir adelante y ahí es cuando hay que ayudarles más. Reconocer su trabajo, ayudarles, animarles a salir para que se despejen un rato. A veces hay que dejarles que se desahoguen contigo, eres el único enlace con el mundo exterior.

En fin, creo que habría que darles un merecido reconocimiento a todos los cuidadores familiares de personas con Alzheimer.

Desde aquí, mi reconocimiento a unos años entregados a cambio de nada a una persona a la que adoran.


¡¡¡¡¡OLÉ POR USTEDES!!!!!


Esta vez creo que me he extendido mucho, pero es mi trabajo y me gusta.

Ale gracias a todos por leerme y muchos besos.


Un abrazo.

2 comentarios:

xiomara jimenez dijo...

bien te felicito, ahora tendre que dejar comentario para que veas que si leo tus reportes, muy bueno es importante mantener estas informaciones en mente para cuando se vayan presentando las etapas y los momentos que vivimos dia a dia con ellos....gracias ami

La Negra Paiva dijo...

Gracias a ti por existir... sé que me sigues día a día... efectivamente estos artículos son de gran ayuda para nosotr@s los cuidadores... Besos y bendiciones!!!!!!

Sitio Oficial

Ladrón de los Recuerdos

Publicidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...